lunes, 4 de noviembre de 2013

Cómo reciclar las pilas y baterías usadas en casa | Ayuda al planeta


Las pilas y baterías son uno de los objetos más contaminantes que salen de nuestro consumo, existen en la actualidad varias formas de contribuir con nuestro medio ambiente al momento de desecharlas; muchos gobiernos locales de países han dispuesto puntos de recolección estratégicos que usted puede consultar en páginas de ministerios de medio ambiente o entes locales encargados de recolección de elementos reciclables.

Por tanto, en primera medida, se deben juntar en recipientes, distinguiendo y separando por tipo, para luego llevarlas a los puntos de recolección y reciclado.

En caso de no tener la facilidad o a disposición esa opción, desde nuestros hogares podemos seguir algunos pasos al momento de tirar nuestras pilas después de su respectivo uso.

Estas son algunas de las pilas que más usamos en los hogares:

Pilas botón:

Usadas comúnmente en aparatos como relojes, calculadoras, juegos y otros dispositivos, se convierten a pesar de su tamaño en las más contaminantes.

Pilas cilíndricas y de petaca(cuadradas):
Contienen menos cantidad de metal pesado que las anteriores pero se producen y se usan en mayor cantidad.

Baterías de móvil y recargables:
Estas pilas son recargables y tienen un uso prolongado de mayor tiempo, sus componentes más comunes son níquel y cadmio.

La importancia de reciclar las pilas ¿Por qué hacerlo?

Las pilas contienen varios contaminantes considerados peligrosos entre los que figuran el zinc, cadmio, plomo y mercurio.

Cuando incorrectamente se tiran las pilas usadas con el resto de los desechos, estas pilas van a parar al vertedero o a la incineradora.

Entonces, el mercurio y otros metales pesados tóxicos pueden llegar al medio ambiente y perjudicar a los seres vivos.

Siguiendo la cadena alimentaria, el mercurio puede afectar al hombre.

Una sola pila de mercurio puede contaminar 600.000 litros de agua, y una alcalina 167.000 litros.

¿Cómo reciclarlas en casa?

Como primera medida se recomienda evitar su consumo y si tiene un uso frecuente evita tirarlas en cualquier lugar, pues contaminará el suelo directamente pudiendo filtrar hasta las napas de agua (agua subterránea). 

Si las pilas se tiran en la basura y el sistema de recolección de basura de tu ciudad no es eficaz, podría alcanzar también las napas de agua, se pueden contaminar 600.000 litros del agua que muchas personas beben. 

En casa se puede cubrir los extremos de las pilas con cinta adhesiva - que es por donde suele salir su contenido interior contaminante, luego depositarlas en botellas de plástico y taparlas.


Algunos países utilizan las botellas llenas de pilas como relleno en la construcción de carreteras, o bien se recubren completamente con cemento.

Al tener en cuenta que el envase donde se empacan (como el plástico), se va desintegrando con los años, las pilas se colocan en una mezcla de cemento fresco, lo que genera un encapsulamiento que puede durar hasta 400 años, y con ello evitar daños al medio ambiente. 

NOTA: algunos supermercados de cadena ofrecen reciclaje y recolección de pilas, comúnmente colocan sestos o cajas en lugares estratégicos como entradas y salidas para tal fin.

¿Cómo reciclan las pilas de manera técnica? 

El proceso de reciclaje de pilas comienza separando el material peligroso de los demás materiales que contiene una pila. Las pilas son trituradas mecánicamente, obteniendo residuo férrico y no férrico, papel, plástico y polvo de pila. Los cuatro primeros insumos se valorizan directamente, y el polvo de pila sigue diferentes procesos para recuperar los metales que contiene.

Dato curioso: 

El tiempo de bio-degradación de las pilas es de más de 1.000 años. Tienen elementos altamente contaminantes que no se degradan fácilmente. Contienen mercurio o también zinc, cromo, arsénico, plomo o cadmio. A los 50 años comienza su degradación, pero seguirán siendo nocivas durante más de mil años.


-DESCUBRE TU MUNDO-

No hay comentarios: