lunes, 2 de diciembre de 2013

Detalles sobre los drones y su uso en los envíos de Amazon


El gigante del comercio por internet Amazon está haciendo pruebas para entregar los pedidos de sus clientes mediante drones (vehículos aéreos no tripulados), según ha explicado su director ejecutivo, Jeff Bezos, en el programa de la CBS 60 minutos. Su laboratorio trabaja en aparatos no tripulados de ocho hélices que podrían llevar el producto desde los centros de distribución hasta la puerta de casa en media hora. Tienen autonomía para un radio de 16 kilómetros y pueden transportar entre 2 y 3 kilogramos, los paquetes de este peso representan el 86% del total de pedidos que reparte Amazon.

La mayor parte de los envíos de Amazon  se hacen por tierra, con camiones y camionetas. Pero eso podría cambiar en el giro de cinco años, si sale adelante su última gran ambición: realizar pequeños envíos a domicilio con drones. 



Seguridad en el uso de drones:

Pero para que este nuevo proyecto de Bezos se haga realidad debe contar antes con el visto bueno del regulador de la seguridad en el espacio aéreo. Además, debe afinar la tecnología para que el sistema Amazon PrimerAir sea efectivo y eficiente.

Bezos cree que estos robots volantes podrían empezar a surcar los cielos en EE UU en cuatro o cinco años. Serán completamente autónomos y se guiarán por GPS. Pero admite que el mayor obstáculo para el despliegue de estos drones es legal. También de redundancia porque, como explicó en televisión, hay que garantizar "que no aterrizan en la cabeza de alguien". "Suena a ciencia ficción, pero no lo es", insiste. Es también una muestra del frenesí por llevar cuanto antes los paquetes a domicilio. Hace unas semanas anunció un acuerdo con el Servicio Postal para hacer las entregas los domingos.

En la imagen: esta clase de aviones no tripulados son usados por las fuerzas militares estadounidenses en conflictos como los de medio oriente, generando bastante polémica por su uso. Una de las mayores preocupaciones es que se utilizen como armas químicas y de destrucción en áreas con población.

Ya estan siendo utilizados desde hace algun tiempo:

Aunque parezca de ciencia ficción, los drones ya se emplean para tareas de lo más rutinarias, desde la vigilancia de playas hasta para el mismo chismorreo del patio del vecino, también en algunos reportajes periodísticos y tareas de seguridad, pero como apunta Bezos el problema no es tecnológico sino legal y de seguridad, ya que las ciudades se podrían poblar de moscardones descargando  libros (quedan fuera de la iniciativa lavadoras y otros objetos más pesado y voluminosos).



Otra cosa es el envío a lugares remotos. En cualquier caso Amazon necesita encontrar una solución al principal problema que tienen el comercio electrónico: la última milla. La entrega de cualquier objeto comprado por Internet y que encarece el precio final. En estas décadas de Internet se ha mejorado mucho en la tecnología, desde las webs a los procesos de compra, pero el transporte de la mercancía ha permanecido inalterado. Bezos se da un plazo de cinco años para que los repartidores de paquetes bajen del cielo, pero, por si acaso, ya ha abierto cuenta en Twitter: @AmazonDrone.

En Video:

No hay comentarios: