lunes, 5 de agosto de 2013

Vistazo al Sunborn Gibraltar: un superhotel flotante de 5 estrellas


Con cerca de 29 mil habitantes y una superficie de menos de siete kilómetros cuadrados, Gibraltar debe hacer frente a la demanda turística y poblacional sin contar con suficiente espacio como para emprender nuevas construcciones. Esta situación llevó a que en los últimos años el territorio británico decidiera establecer rellenos áridos en aguas de dominio español, generando asperezas entre ambas naciones.

Teniendo en cuenta la problemática de este istmo cuya economía depende en gran parte del turismo, la compañía hotelera Yacht decidió construir un hotel cinco estrellas en un yate que estará permanentemente amarrado en el puerto Ocean Village.

Conocido como Sunborn Gilbraltar, este lujoso buque construido en Malasia ya fue trasladado a la costa local y será abierto al público a fines de 2013. El proyecto demandó unos 200 millones de dólares y propone un nuevo concepto arquitectónico para ciudades con poco espacio.

Con 142 metros de largo, siete pisos de altura y una superficie de 15.500 metros cuadrados, Sunborn cuenta con 189 habitaciones, un noventa por ciento cuales tienen balcones o terrazas que ofrecen increíbles vistas al Mediterráneo.

Además, esta elegante embarcación cuenta con exclusivas instalaciones y servicios como gimnasio, spa, bares, restaurante panorámico, salón de baile para 360 personas y sala de reuniones y conferencias con capacidad para 540 personas.

Sunborn estará amarrada al muelle con seis brazos hidráulicos, y su firmeza permitirá que los huéspedes se sientan como en tierra firme. El acceso se realizará a través de un puente de vidrio, y se estima que las habitaciones tendrán un costo de entre trescientos y tres mil dólares la noche.

Según explican desde la compañía, “existen importantes beneficios económicos en poder incorporar este tipo de estructura donde no hay tierra disponible (…) Este concepto de hotel yate también puede pensarse para lugares protegidos, por su valor natural o histórico, con la ventaja de no dejar huella ecológica después de su eliminación”. Asimismo, estas estructuras podrían ser de utilidad cuando un país o ciudad es sede grandes eventos internacionales –como por ejemplo la Copa Mundial de Fútbol- y debe albergar a miles de turistas simultáneamente.







Este es el segundo hotel flotante de la compañía, que en 2002 amarró al Sunborn Princess al centro de spa Naantali en Finlandia. Además, Yacht tiene proyectos similares para las costas de Londres y Barcelona.

El Sunborn Gilbraltar se une a la tendencia mundial de crear estructuras multifuncionales cada vez más monumentales, como el caso del New Century Center Global inaugurado recientemente en China.


No hay comentarios: