lunes, 29 de julio de 2013

Cosplay: 5 transformaciones físicas, de humanos a muñecos y personajes de ficción


El Cosplay, palabra que surge de la contracción de ‘costume play’ (juego de disfraces), es una actividad surgida en los ’70s, en la que los participantes visten disfraces y accesorios para representar a un personaje o una idea relacionada al mundo de ficción. La inspiración a menudo proviene de las series de anime, cómics, videojuegos, mangas y películas.

Entre los diferentes tipos de cosplay que pueden hacerse, se encuentran la representación de personajes humanos o humanoides; la adaptación humana a personajes animales; el ‘cross-dressing’ -que implica representar al género opuesto-; y aquellos de carácter erótico. Generalmente, quienes disfrutan de dicha actividad cuentan con diversos eventos desarrollados en torno a esta subcultura, a los que asisten para mostrar sus creaciones. Además, se desarrollan competiciones que premian a los cosplay más elaborados y originales.

Sin embargo, hay quienes que deciden llevar su pasión por un ídolo de ficción unos pasos más adelante. La implementación de numerosas cirugías plásticas y la inversión en maquillajes e indumentaria son tres denominadores comunes en las personas que deciden cambiar su vida y vivirla como lo hacen sus ídolos. 

A continuación un listado de los casos más resonantes.

Herbert Chavez, el Superman filipino


Con 34 años, Herbert Chavez se ha sometido a numerosas cirugías estéticas desde que tiene 21 años con el objetivo de parecerse a su superhéroe favorito: Superman.

Para lograr su apariencia actual, basada en el Superman personificado por Christopher Reeve, Herbert tuvo cuatro rinoplastias; bótox en los labios; dos aumentos de mandíbula para tener una apariencia más fuerte; tres abdominoplastías; una limpieza de cutis; una orientación para pigmentar la piel y hacerla más blanca; un implante de glúteos y cadera e inyecciones de esteroides en varias partes de su cuerpo.

Su fanatismo por Superman se desató a los tres años de edad y hoy en su hogar posee todos los cómics, posters, sábanas, estatuas y calcomanías de su modelo a seguir. 

Valeria Lukyanova, la Barbie ucraniana


De proporciones parecidas a las que una Barbie tendría si fuera real, Valeria Lukyanova es quien más se asemeja a la muñeca que ha conquistado el mercado durante años y que tantas controversias ha provocado debido a la figura femenina que representa.

Si bien Valeria declara que sólo ha tenido una cirugía plástica (aumento de senos) para lograr su apariencia, el tamaño y color de sus ojos están dados gracias a lentes de contacto, y su pequeña nariz sorprende, aunque dice que sólo se trata de un efecto del maquillaje, al que le dedica mucho tiempo. También explica que para mantener su figura asiste al gimnasio a diario y sostiene una dieta líquida. Con el tiempo, Valeria dice que espera alimentarse “de la energía del sol”.

La obsesión de Valeria por las muñecas comenzó desde temprana edad y por eso llegó a tener una colección de cincuenta de ellas.

Katie Lawrence y su obsesión por las muñecas japonesas


Katie Lawrence es una joven de 20 años oriunda de Camberwell, Londres, que tiene gran adoración y curiosidad respecto a la cultura japonesa y los videojuegos. Ambos elementos son los que inspiran sus atuendos diarios, ofreciendo una apariencia parecida a la de una muñeca gracias a la utilización de maquillaje y diferentes vestidos que compra en el mercado de Camden Town en Londres.

Katie declara gastar al menos 200 libras esterlinas al mes en maquillaje, usar dos capas de base y hasta dos líneas de pestañas postizas para dar una apariencia más plástica y parecida al de una muñeca. Cada día, pasa tres horas preparando su maquillaje y vestido antes de salir de su casa.

También cree que es importante dar al look un ‘toque’ personal, que en su caso son microdermales en su rostro, sus expansores en las orejas o sus piercings.

Justin Jedlica es el Ken de la vida real


Nacido en Estados Unidos y con 32 años, Justin Jedlica lleva cien intervenciones quirúrgicas cosméticas desde que tiene 18 años para parecerse a Ken, el novio de la famosa muñeca Barbie.

Desde varias rinoplastias, pasando por implantes de hombros, glúteos, pectorales, pómulos, refinamiento de la mandíbula y bótox en los labios, entre otros, Justin se ha convertido en un hombre nuevo y no parará hasta ser “100 por ciento plástico, como Ken”.

Además de las cirugías, Justin se sometió a procedimientos de rejuvenecimiento facial, limpieza de piel profunda con químicos e -incluso- depilación láser para remover todo su vello corporal. También se inyecta bótox cuatro veces por año para prevenir arrugas.

Annette Edwards se inspira en Jessica Rabbit


A los 57 años y luego de una larga carrera como modelo, la británica Annette Edwards decidió invertir más de 16mil dólares en cirugías plásticas para parecerse a la caricatura Jessica Rabbit. Con respecto a su elección, Annette dijo en 2010 a The Huffington Post que ama a Jessica porque cree que es “una caricatura sexy o mujer. Posee curvas en los lugares indicados”.

Las cirugías que se realizó para lograr su apariencia incluyen implantes de pómulos y mandíbula, aumento de labios, levantamiento de senos e inyecciones de bótox para eliminar las arrugas. Además, se sometió a una dieta estricta y exagerada de ensaladas y cereales durante tres meses para lograr la pequeña cintura que caracteriza al personaje.

Discovery Noticias.




No hay comentarios: