jueves, 27 de junio de 2013

Pájaro Sastre de Camboya, una nueva especie nacida de una ciudad


Un equipo de científicos de la Wildlife Conservation Society, BirdLife International y otros grupos conservacionistas han descubierto una nueva especie de ave en un lugar inesperado. El nuevo pájaro de plumaje distintivo no ha aparecido en alguna selva lejana e inexplorada, sino en medio de una gran ciudad en la que habitan 1,5 millones de personas.

Llamado el pájaro sastre de Camboya (Orthotomus Chaktomuk), la especie no descrita anteriormente habita la ciudad camboyana de Phnom Penh y otros lugares en las afueras de la urbe, incluso una obra de construcción. Es una de las dos especies de aves encontradas en Camboya. Pero la otra, un laughingthrush, se limita a las remotas montañas Cardamomo.

El pájaro gris del tamaño de un reyezuelo con cabeza rojiza vive en el matorral denso y húmedo de una ciénaga en Phnom Penh y otros sitios llanos sujetos a inundaciones. Su nombre científico «Chaktomuk» es una antigua palabra en camboyano que significa cuatro caras, que describe perfectamente dónde se encuentra el pájaro: el área donde se unen los ríos Tonle Sap, Mekong y Bassac.

Solo pequeñas áreas de matorral inundable permanecen en Phnom Penh, pero persisten grandes áreas a las afueras de los límites de la ciudad donde el pájaro sastre es abundante. Los autores dicen que el hábitat de las aves se está reduciendo y recomiendan que la especie se clasifique como «casi amenazada» en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). La expansión agrícola y urbana podría afectar aún más a las aves y su hábitat.

Escondido en la maleza

Precisamente, este mismo hábitat denso es lo que mantuvo el pájaro escondido durante tanto tiempo, a pesar de vivir en una ciudad tan populosa. La primera vez que los científicos lo fotografiaron pensaron que se trataba de una especie ya conocida, pero investigaciones posteriores revelaron que se trataba de algo completamente nuevo.

«El descubrimiento moderno de una especie de ave sin describir dentro de los límites de una gran ciudad populosa -por no hablar que está a 30 minutos de mi casa- es extraordinario», asegura Simon Mahood, autor principal de la investigación. «El descubrimiento indica que nuevas especies de aves todavía se pueden encontrar en lugares conocidos e inesperados».



No hay comentarios: