jueves, 6 de junio de 2013

La canela podría prevenir la aparición y retrasar la progresión del Alzheimer


Investigadores de la Universidad de California en Santa Bárbara, Estados Unidos, están trabajando sobre una especia aromática que se suele usar en la cocina para darle sabor a diferentes platos e infusiones, entre otras posibilidades: la canela (h/t Futurity).

El interés de los expertos radica en la relación que aquélla puede tener con enfermedades tan comunes dentro de la población mundial como son el Alzheimer o la diabetes.

El foco por estos días está puesto en dos compuestos de la canela -cinamaldehído y epicatequina-, los cuales ayudarían a retrasar (e incluso prevenir) el desarrollo dentro de las células cerebrales de los “nudos” filamentosos que caracterizan a la enfermedad neurodegenerativa.

Lo que provoca que dichos “nudos” se formen a nivel celular es la acumulación de la proteína tau, la cual desempeña un papel importante en la estructura y funcionamiento de las neuronas. Por esta razón, la clave parecería estar en la protección de esa proteína del estrés oxidativo mediante el cinamaldehído, compuesto responsable del sabor de la canela que cuenta con la capacidad de unirse a dos residuos de un aminoácido -llamado cisteína- en la proteína tau. Éstos son vulnerables a modificaciones, factor que contribuye al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Según Donald Graves, profesor adjunto en el departamento de biología molecular, celular y de desarrollo, “En cierto sentido, el cinamaldehído funciona como una capa”: puede proteger a las tau, uniéndose a los residuos de cisteína, y luego es pasible de ser desprendido, lo que garantizaría el correcto funcionamiento de las proteínas.

Por su parte, la epicatequina –presente también en alimentos como los arándanos, el chocolate y el vino tinto- ha demostrado ser un potente antioxidante. No sólo calma la quemadura producida por la oxidación, sino que también puede interactuar con las cisteínas de la proteína tau de forma similar a la acción protectora del cinamaldehído.

Los estudios indican que hay una alta correlación entre la diabetes Tipo 2 y la incidencia de la enfermedad de Alzheimer, debido a que los altos niveles de glucosa -típicos de la diabetes- conducen a la sobreproducción de especies reactivas del oxígeno, proceso que lleva al estrés oxidativo. En este sentido, estudios previos ya habían comprobado los efectos positivos de la canela en el manejo de la glucosa en sangre y otros problemas asociados con la diabetes.

Resta esperar los resultados finales de estas investigaciones, pero todo indica que la especia en cuestión podría ser un factor de relevancia para prevenir la aparición -y retrasar la progresión- de la forma más común de demencia.

Discovery Noticias


No hay comentarios: