martes, 2 de abril de 2013

¿Que es la realidad aumentada? su uso actual y el camino al futuro


El mundo real y el virtual tienen puntos en común cada vez más frecuentes. La realidad aumentada propone una convivencia inmediata entre lo que se ve o se puede palpar con agregados de información a partir de un dispositivo. La idea no es sustituir al entorno tangible, sino sobreimprimirle datos que faciliten su comprensión.

Tom Caudell, investigador de Boeing, fue quien acuñó el concepto en 1992 cuando vio un display utilizado por los electricistas aeronáuticos que mezclaba gráficos virtuales con la realidad física. El término es algo más bien anecdótico, puesto que se viene trabajando, de forma consciente e inconsciente, en este campo desde hace 50 años, y los avances actuales surgen de forma exponencial. El desarrollo de smartphones y otros aparatos, cada vez más chicos e inteligentes, permite el descubrimiento de nuevas formas dentro del espectro.

El ejemplo más claro y reciente es el proyecto Google Glass, que reavivó esta mixtura entre lo informático y lo tangible. Los novedosos anteojos agregaron una arista al mundo de la realidad aumentada y generaron un debate sobre su incidencia en el andar diario.



Pero ¿por donde pasa la realidad aumentada actualmente? ¿Cuáles son los dispositivos a tener en cuenta? Y, último pero no menos importante, ¿cómo puede repercutir en nuestras vidas?

Realidad aumentada y marketing

El punto central de esta tecnología pasa por el puente que tiende entre lo virtual y lo fáctico en tiempo real, y, a partir de esto, la posibilidad de plantear potenciales escenarios o situaciones para tomar decisiones.

Esta característica es muy tenida en cuenta por el mundo del marketing y el e-commerce. Un ejemplo de esta tendencia es la aplicación Try Live, que permite visualizar como quedan determinadas prendas para realizar compras seguras desde cualquier lugar.

Las grandes marcas tampoco se quedaron afuera de las nuevas estrategias de promoción que permite la realidad aumentada. Tissot, firma suiza de relojes, incorporó pantallas en las vidrieras de cuatro de sus locales en Australia para que los clientes probaran como les quedaban los diversos relojes y, de paso, testearan sus múltiples aplicaciones.

Realidad aumentada y educación

Pero no todo el potencial de la realidad aumentada responde a fines lucrativos. En realidad, el universo de aplicaciones resulta muy difícil de determinar y es muy probable que el campo se amplíe cada vez más.

La realidad aumentada puede copar el ámbito educativo a través de proyecciones, imágenes 3D y otras recreaciones que permitan entender los fenómenos estudiados. Algunas de las aplicaciones didácticas preferidas son el ZooBurst, el GeoGloggle y el Google Sky Map. También puede cumplir funciones interesantes en bibliotecas, como ordenar el material de lectura u ofrecer mejores indicaciones para llegar al escrito que se está buscando.

La geolocalización también se ve potenciada cuando se combina con esta tecnología porque los datos agregados en determinado entorno pueden resultar de gran utilidad. Junaio es una de las aplicaciones en estos términos por su precisión, que supera al sistema de GPS, y por la cantidad de desarrolladores, que la convierten en una de las mejores plataformas móviles de realidad aumentada. Google Goggles también aporta en esta corriente: este programa permite que enviar fotos de lugares que resulten desconocidos para interpretarlas y ofrecer una devolución que alivie las dudas.



Las ideas están en continua reforma: algunas tendencias de los próximos años incluyen su aparición en procedimientos militares, ventanas, parabrisas e, incluso, en la cocina.

Controversias en torno a la realidad aumentada

Este tipo de saltos tecnológicos suscitan las correspondientes polémicas en torno a los problemas de su aplicación.

El primer punto cuestionable es, como casi siempre, la privacidad. La pretensión de reserva compone un oxímoron con la continua distribución de datos, fotos y demás que proponen los usuarios desde las diversas redes sociales. Y, como casi siempre, sólo resta acostumbrarse a estos avances, tomar lo que nos resulte más útil y actuar con cautela en caso de participar de las diversas plataformas informáticas integradas con la realidad aumentada.

Otro punto no menos polémico es la prolongación de la brecha digital. Una grieta que siempre encuentra nuevas razones para abrirse: internet es algo que no abarca al mundo entero, en 2009 sólo cinco países contaban con el 80% de sus hogares conectados a la red, y la realidad aumentada puede ser un nuevo motivo para dejar en evidencia esta división porque los dispositivos que la permiten no se caracterizar por ser baratos.


Aplicaciones para tener en cuenta


Existen numerosas compilaciones de aplicaciones de realidad aumentada para celulares, tabletas y teléfonos celulares. La mayoría responden a fines culturales, gastronómicos o de transporte: las principales características que hay que considerar para recorrer un lugar. America Learning Center lista algunas apps con perfil educativo (Enlace), y Orange publica una selección de aquellas para dispositivos Android (Enlace).



Artículo de TuDiscovery.


No hay comentarios: