jueves, 7 de marzo de 2013

Detalles del cometa C/2011 L4 PanStarrs, visible en marzo de 2013

Cometa Pan-STARRS se eleva por encima del Océano Índico el 6 de marzo de 2013. Photograph by John Goldsmith.

Después de unos meses rondando la Tierra, ya se puede contemplar a simple vista el cometa PanStarrs. Los astrónomos han depositado ciertas expectativas al paso de este cuerpo celeste. “Podríamos decir que cada cinco años podemos tener cometas visibles a simple vista del mismo brillo que el Pan-STARRS”, comenta Miquel Serra, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias. “El último fuel el McNaught en el año 2007”, recuerda.
L
as primeras previsiones aseguraban que el Pan-STARRS podría alcanzar una magnitud de 2, lo que significaría que su brillo sería similar al de las estrellas más destacadas de la Osa Mayor. Pero la última predicción astronómica sitúa su luz a 0,5, lo que lo convertiría en el cometa más luminoso que nos visita desde finales de los años 90, según explica Salvador Ribas, director del Parc Astronòmic del Montsec. “Hay la posibilidad de que sea extraordinario”, afirma.  “Si al final alcanza la magnitud total de 0,5, se vería como las estrellas más brillantes del cielo”, aclara.

“El Pan-STARRS es un cometa nuevo con origen en la Nube de Oort y descubierto en junio de 2011 por el telescopio Pan-STARRS de Hawai”, detalla Serra, y añade que “es la primera vez que nos visita y muy probablemente la última”.

Este sábado se producirá la máxima aproximación al Sol, lo que se denomina el perihelio. “Hay una probabilidad no nula que el cometa se fragmente y deje de ser visible”, alerta Serra. Pero si no es así, uno de los mejores momentos para su observación será la noche del 13 de marzo, cuando aparecerá “justo debajo de una joven luna creciente”, añade.

El cometa ha empezado a ser visible en el Hemisferio Norte a principios de este mes, pero su observación “tiene ciertas dificultades”, según Ribas. “Cuando se ve es cuando está más cerca del Sol, nos tenemos que esperar a que se ponga y aprovechar los primeros momentos de oscuridad”, explica. Serra aconseja “situarnos mirando en la dirección de la puesta de Sol y en un lugar que tenga el horizonte despejado y sin luces contaminantes”. Los más interesados pueden aprovechar las sesiones de observación con telescopios que organizan centros  como el Parc Astronòmic del Montsec, aunque también se puede seguir su trayectoria con unos simples prismáticos.




No hay comentarios: